domingo, 22 de febrero de 2009

¿Rumbo al español total?

En noviembre de 2008 se anunció que se concluyó el magno proyecto que constituirá la Nueva Gramática de la Lengua Española; tan ambicioso que pretende no sólo identificar y darle carta de legitimidad a la lengua española de España, sino ser lo suficientemente actual e incluyente como para representar a todos los países de habla hispana en el mundo, la tercera lengua más hablada, después del chino y el inglés.

Especial atención se puso en neologismos que con acusada intensidad han invadido la ciencia y la tecnología en las últimas décadas. Se aceptaron palabras como pen drive y USB, ambos son el dispositivo utilizado en la informática para almacenar datos. También se consolidan palabras que ya son parte de nuestra vida cotidiana: cibernauta, ciberespacio, cibercultura, telemarketing, lifting, mailing, shopping y zapping, entre otras, que se encuentran en una revisión final que las academias de los distintos países de habla española finalmente avalarán para determinar cómo se incluirán (o no) en esta nueva gramática. Podría creerse que entonces se trata de un nuevo diccionario, no una gramática, pero no es así. Se avala el uso de prefijos como ciber y tele en nuevos contextos, y nuevos sufijos como ing... incluso el sufijo para diminutivo está en entredicho: qué es lo correcto ¿golecito, golcito, golito; bebecito o bebito?

El sufijo iche, que ahora sentimos tan “español”, no provino de la Península Ibérica, es una aportación náhuatl, proviene del sufijo itzin. Así es que pediche y metiche son palabras que México dió al mundo de habla hispana… no son palabras "técnicas", es cierto, pero lo que sí es cierto es que el movimiento de una lengua viva es en todos los sentidos. El tan común cártel (o cartel) utilizado en México (y en otros países de habla hispana) no es mexicano (ni hispano), tampoco gringo. Es una palabra que inmigrantes alemanes llevaron a los Estados Unidos a fines del siglo XIX. Actualmente aparece en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española como: "convenio entre varias empresas similares para evitar la mutua competencia y regular la producción, venta y precios en determinado campo industrial", aunque también se describe como: "organización ilícita vinculada al tráfico de drogas o de armas".

Finalmente hay que asumir que el español ya requería una profunda revisión, porque es una lengua viva, y como tal se alimenta de muchas fuentes y las incorpora a su cuerpo, para vivir… pero desecha lo que ya no le es útil, también para vivir ¡Está en permanente transformación!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimada Libia:

Es cierto que el Castellano, como lengua viva, cambia y adopta nuevas palabras... pero debe haber UN ORDEN, UNA RAZON para estas adiciones, estas variaciones.

Este esfuerzo de las academias de los paises hablantes del Castellano, tambien deben darse tiempo de señalar como incorrecciones, cosas tan basicas como ese mentado "aparcar" (estacionar) o cosas por el estilo... en lo personal, me disgusta ver que la gente es HARAGANA para decir palabras y las recorta, con la consiguiente perdida de su significado... "¿reprobaste MATE (MATEMATICAS)?" "¡Que dificil esta tarea de CONTA (contabilidad)!" y lindezas de esas.

Cuando leo escritores de nuestro idioma, que no escriben BORDAN sueños con las palabras, sé y siento que nuestro idioma es HERMOSO, variado, completo, robusto; y el demeritarlo SENCILLAMENTE PORQUE NOS DA FLOJERA APRENDER SUS REGLAS... es menos que aceptable.

En esto, como en tantisimas cosas, TENEMOS EL IDIOMA QUE NOS MERECEMOS.

Luis Martin Baltazar Ochoa, Guadalajara, Jalisco

Libia Barajas dijo...

Tiene toda la razón, sin embargo el idioma es así, voluble. Ya escribiremos algo sobre la neología de forma y la neología de sentido, también algunos especialistas añaden la neología sintáctica. No hay regla que determine su uso y mientras una forma sustituye a otra habrá quienes consideren inapropiada una u otra (¡en ocasiones son más de dos opciones!). Personalmente coincido en que prefiero utilizar las palabras que ya tenemos, pero no niego que por ejemplo el antaño "obscuro", que es la forma más correcta por provenir directamente del latín "obscūrus", es ahora considerada antigua. Hoy por hoy debe utilizarse "oscuro". Espero que no pase lo mismo con "matemáticas" vs "mate", hay demasiadas acepciones para "mate" en el diccionario de la Real Academia Española. ¡Gracias por visitar este blog y por su comentario!